Saltar al contenido
Para el sol

Cremas para el sol

Hoy día podemos encontrar en el mercado un montón de cremas que nos permiten conseguir bronceados interesantes y hasta protegernos de los rayos UV que provoca el sol. Sin embargo, no cualquier crema sirve para cualquier piel, y a cualquier edad, los más pequeños sabemos que necesitan de cremas con un mayor factor de protección, y es necesario consultar un médico para saber realmente qué tipo de protector solar necesitamos.

Si vamos a utilizar un bronceador también es importante consultarlo con nuestro dermatólogo, que sabrá aconsejarnos sobre qué cremas podríamos utilizar, cuáles no, y a que horas podríamos colocarnos al sol para intentar conseguir el tono que deseemos, recuerda que en las horas más fuertes es importante evitar el contacto con los rayos UV porque podrían dañar permanentemente nuestra piel, producir quemaduras e incluso cáncer de piel.

Cómo aplicar estas cremas protectoras

Cuando hablamos de las cremas que nos protegen del sol es importante que tengamos en cuenta que el factor de protección que ofrecen está dado únicamente cuando es bien colocada, es decir, cuando tenemos una capa de crema con un espesor adecuado, en caso contrario estaríamos teniendo un factor inferior que incluso podría estar por debajo del 50% del estipulado por la etiqueta.

Aplica generosamente una capa de protector solar en una zona, y una liviana en otra y notarás la diferencia. Si bien es importante esparcir adecuadamente la crema por todo el cuerpo, recuerda que la capa que produzcas debe alcanzar un espesor adecuado. En caso de dudas debes consultar la etiqueta de la crema que hayas adquirido ya que todos son testeados con distintos espesores, eso sí, si tienes dudas, lo mejor que puedes hacer es adquirir un protector solar que ofrezca un factor de protección muy superior al que requieres, de este modo te asegurarás que aún colocándolo con una capa fina su protección será más cercana a la que tu piel requiere.